Fiebre marina en Chile

Desde hace algun tiempo atrás me ha tocado ver cómo ha aumentado considerablemente el interés en Chile por los acuarios marinos, particularmente los nano-reef.

Quisiera compartir con el lector algunas ideas al respecto que considero interesantes. En primer lugar destaco la labor de tiendas como Aquaplant y Aquazoo que han abierto la posibilidad de que el mundo marino salga de las revistas y sea algo más concreto en nuestro país. Dejando de lado el tema comercial que hay tras esto último, lo cierto es que el acuaristas chileno medio ha, por decirlo de alguna manera, decantado en la opción nano-reef. Se trata de una opción que se ha consolidado por el deseo frenético que caracteriza al chileno por tener algo rápido y sin gastar mucho. Creo que aquí hay un punto interesante para debatir. Primero porque cuando una tendencia se absolutiza se comete el error de, por decirlo toscamente, meter cuánto se pueda en el menor espacio. Junto a este anhelo por introducir especies en condiciones no adecuadas se comienza a crear el mito de estandarizar ciertas especies, dejando de lado el vasto mundo marino. Con el simple: “no se muere, por tanto funciona” perdemos la posibilidad de aprender y elevar el nivel. En este sentido los nano-reefs no pueden englobar toda la riqueza del mundo marino.

En segundo lugar, y para ir cerrando, esta tendencia de estandarización nos vuelve a situar en un panorama similar al de hace unos años atrás donde el acuarista era preso de aquel conocimiento popular de tiendas heredadas por “experiencia”. Donde los errores se hicieron auténticas ideologías. ¿No me creen? Recordar simplemente las teorías oscuras que justificaban los filtros de placa (sin comentario). Hoy, el acuarismo marino está cayendo con facilidad en este mismo error. Las especies que se buscan se han estandarizados junto con los equipos e implementos. ¿De nuevo no me creen? Se ha hecho una ley popular que todo nano debe tener mucho movimiento de agua. Sí es correcto esto último. Pero ¿cómo se resuelve “comúnmente” el problema? Con “muchos” powerheads. Dénse una vuelta por internet en tiendas en el extranjero y verán que eso ya viene de vuelta. Y viene de vuelta no por moda (ojo). Y es aquí donde quiero detenerme. Está en nosotros los acuaristas que vayamos un paso más adelante que las tiendas. Se trata de que nosotros exigamos los productos y especies a las tiendas y no al revés. Se trata de romper el círculo y darnos cuenta que en el acuarismo marino tenemos el desafío de elevar nuestro medio nacional. Hay mucho por innovar, las posibilidades son casi infinitas. ¿Otra vez no me creen? Piensen en tiendas comercializando especies nativas chilenas marinas porque el consumidor medio tenga deseos de aprender sobre ellas (de manera estable no como rarezas, pues esto último ha ocurrido de vez en cuando). Dejo la pregunta en el aire, ¿por qué consideramos hermosos los acuarios de arrecife?, ¿no hay acaso belleza también en las especies marinas chilenas?

Foto: Reef-Central. Acuario del mes (agosto 2008). Trasvis Heidbrink´s (Travis).

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: